Donde Pescar, 14 de Junio de 2018 :: 100 Tips para la Pesca del Sabalo Ficha Técnica de la Especie :: Entendiendo a la Carpa :: Rapala X-Rap :: Backing para Carretes de Mosca de Mar :: Nudos para Pesca con Mosca :: Mosca Closer Minnow :: De regreso al podium pero JUNTOS :: El Tesoro de la sierra madre, El Salto, Sinaloa :: El Salto es todo lo que dicen :: CARPAS CON MOSCA con LUIS VARGAS Rigthfly :: La Trucha Arcoiris, Reina de las Aguas Claras y Frías :: Pez Vela on the Fly :: Silvestres & Salvajes :: Cañas de Mosca para Pescar en el Mar :: Mi primera café con guantes :: Pescando con Mosca en Zihuatanejo :: Pasajes de la Historia, CLUB LA TRUCHA :: Reunión y torneo del Norteños bass club :: Sabalo fly fishing, la marca mítica de las 200 libras :: El Poderoso Nudo Midnight Knot :: Al primero por una :: Carretes para Pescar en el Mar :: Pesca en Zimapan con Juan Antonio Pérez, GUIA DE PESCA DE LOBINA :: El Arreglo Wacky para Trucha :: 10 TIPS para Pesca Vertical :: Señuelos, Técnicas y Carnadas para la Pesca de Trucha :: Reportes y Promociones de Entre Valles, Pesca de trucha más cerca del DF :: Un Sábado de Récord :: Especies para Pesca con Mosca en el mar :: LOS TROFEOS DE LA CIÉNEGA :: El Bonefish de Agua Dulce :: Lo logró otra vez!!! Cesar Madrigal y Manuel Lamadrid ganan el X Circutio Caña y Carrete :: Viaje Club Península :: Un Truchón Compartido :: Triple Play en la Ex Hda. de Chautla, Puebla :: Uso de la Red como Recurso Auxiliar :: Líderes para Pescar con Mosca en el Mar :: Tecnicas de Liberación :: Introduccion a la Pesca con Mosca en Mar :: Armada 261 para Lanzamiento a Distancia de Señuelos de Bajo Peso :: Líneas de Mosca para Mar :: Tecnicas de Pesca en los Bajos (flats) :: Diferencias entre los Ambientes de Lagos y Rios en la Pesca Trucha :: Las Tradiciones, Nuestra Mejor Herencia :: 130 Tips en la Pesca del Robalo :: Nuestros Rios Depredados :: Ficha Técnica Atún Aleta Amarilla :: Nuevas Tendencias en los Curricanes :: Récord Mundial de Trucha Arcoiris :: Lobinas Trofeo ¿Cómo pescarlas? ::

Pesca en Carillo Costa Rica, ARTIME

Por: Christian Hampl

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Hola Amigos

 
Coincidiendo con la visita de amigos y parientes, pude irme de pesca en el mes de febrero unos cuantos días.


Quiero compartir con ustedes la reseña y las fotos de este viaje, todas las pescas fueron realizadas en Carrillo, Costa Rica, a bordo de mi lancha Artime.

 
El primer día no pudimos salir al agua azul porque el viaje en carro desde San José nos consumió demasiadas horas. Optamos por quedarnos cerca de la costa.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 


Los primeros días estuvimos juntos con mi primo Claudio y dos de sus hijos que venían por primera vez a pescar a Costa Rica. Los míos se unieron días después al grupo, debido a que estaban ya en época de clases.

 
En la bahía, una actividad de pelícanos como pocas veces se ve, el agua estaba negra de la cantidad de diminutas sardinitas que había.

 

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Este es el equipo que por lo general usamos para la pesca costera.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

Comenzamos troleando un rato, sin éxito, siempre dirigiéndonos hacia una bahía en la que acostumbramos pescar carnada viva.


Conseguimos capturar unos parguitos con sabikis, los que inmediatamente echamos en el vivero y corrimos hacia unos bajos cercanos.


Con líder de fluorocarbono 80 y anzuelos circulares comenzamos a trolear a la mínima con un solo motor encendido. Uno de los parguitos hundido ligeramente por una plomadita corrediza de ½ oz., y el otro, a 12 mts. de profundidad, con la ayuda de un down rigger.

 

Mi sobrinita Manuela estaba instruida para "tirarse" a la primera caña que "chicharreara"; y así fue que la del down rigger sonó, y ella con gran serenidad dio tiempo para que el pez comiera, y luego subió el freno al tope sin "setear", para comenzar una linda y emocionante pelea.

 


Este hojarán de 16 lbs fue el fruto de la misma.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

Insistimos un rato más con las carnadas vivas y no tuvimos más piques.


Cambiamos entonces a troling convencional con curricanes, que nunca falla, aunque sea para piezas pequeñas.

 
Mi ahijado Mateo, pescó y liberó unas cuantas piecitas como la que sigue.

 

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

La mañana siguiente salimos bien temprano entusiasmados para el agua azul, pero al estar a 3 millas de la costa, nos dimos cuenta que se iba a transformar en una muy difícil misión pescar offshore ese día.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

El viento estaba golpeando muy duro, cambiamos de planes y regresamos a pescar a la costa.

 
Algunas pescas de ese día.

 

A este barrilete le faltaron 25 grs. para batir el récord infantil existente en la categoría F Junior, circunstancia que se repetiría unos días después con otro al que le faltaron 55 grs.

 


La desazón de la niña al llegar a costa para pesar los bichitos y constatar que le faltaban unos "gramitos",se vería recompensado luego. Pero eso, lo voy a incluir más adelante en la reseña.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

La tercera fue la vencida y por fin pudimos salir a pescar en aguas abiertas.

 
Decidimos comenzar la primera hora, que es en la que uno está más fresco y atento al spread, pescando exclusivamente switch & bait o sea sin arrastrar ningún anzuelo.


Para tales efectos pusimos un pequeño moldcraft directo a uno de los carretes que tengo atornillado al TTop, en el otro poste un Ilandlure rojo y blanco con un ballyhoo riggeado adentro. Este último obviamente sin anzuelo y desde una caña, uno de cabeza cilíndrica con flecos azules y blancos, de 10 pulgadas.

 
Para el S&B, una caña con un reel Penn LD 225 con cuerda de 30 lbs. y otra con un Shimano TLD 50 con cuerda de 50 lbs. Al volante iba yo, mi ayudante Rolando con la misión de "tissear", y Claudio atento para echar la carnada.


Los dos ballyhoos, riggeados con anzuelos siwash del tamaño más grande, no pasó ni media hora cuando un pico empieza a "darle"al teasser azul y blanco. Sin demora alguna, Claudio, pensando que se trataba de un vela, toma la caña de 30 y suelta la carnada hacia el teasser, Rolando tisea , el animal come, Claudio setea en el momento justo y comienza la pelea …..

 

Un marlin rayado que estimo en 90 lbs.

 
Fotografía, y se libera el animal luego de revivirlo, un trabajo hecho a la perfección.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Luego pasamos más de una hora sin "levantar" nada y decidimos que era el momento de cambiar el esquema para poder relajarnos un poco más a bordo.

 
Dejamos los dos teassers del TTop puestos y agregamos en dos cañas con cuerda de 50, dos ballyhoos también armados con siwash, en los tangones.

 
El "relax" empezó a calar en la "tripulación" que empezaba a mirar para cualquier lado, tomar refrescos, etc. menos yo, que iba al volante y mirando para atrás, cuando veo algo "espadeando" la carnada y grito: "……¡¡un bicho en el outrigger izquierdo!!….." Sale corriendo Claudio, libera de un "cañazo" el clip del tangón, le da de comer un poco al animal y clava un marlin azul que empieza a saltar y saltar. ¡¡UNA BELLEZA!! Luego de varias aceleradas y marchas atrás y tras una pelea de 35 minutos, Rolando le pudo "cazar el pico" a este animalito que estimo en 180 lbs. de peso.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime                    Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

La pelea

 

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

¡Qué colores más lindos!

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

Era apenas el mediodía y llevábamos un marlin rayado y otro azul. La ilusión del Grand Slam empezó a cobrar fuerza en nuestras cabezas máxime si consideramos que el Pacífico tico está plagado de velas, por lo general, y además teníamos toda la tarde por delante, un solo "velita" de esos que tantas veces abundan y hasta desdeñamos en ocasiones, y lograríamos el Grand Slam personal de Claudio y también de la lancha, lo que sería algo muy meritorio para una embarcación pequeña. Cambiamos entonces el esquema y armamos un spread unicamente de ballyhoos con anzuelo para aumentar las probabilidades.

 
Claudio se olvidó de toda posible distracción y a partir de ese momento, se mantuvo como un soldado, firme en popa y con la vista permanentemente puesta en las carnadas, empezaron a pasar las horas y nada.

 
Ya bien entrada la tarde se vio algo pequeño atrás del ballyhoo del outrigger derecho e inmediatamente percibimos que se trataba de otro rayadito que venía, no muy decidido, a la carnada.

 
Claudio intentó pescarlo, pero lo falló. No nos desmoralizamos en lo más mínimo, ya que en ese momento, nuestro único objetivo era el vela, le seguimos dando y dando hasta que casi se nos hizo de noche, pero el animal nunca dijo "presente"

 
Tal vez el hecho de estar el agua más fría de lo normal, afirmó la presencia del marlin en detrimento del vela.

 

Al día siguiente ya se había estabilizado el clima. Nada de viento, y por supuesto, corrimos para el offshore nuevamente.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

La pesca estuvo floja y tuvimos que salir mucho para afuera para poder levantar un marlin rayado que se mostró lunático y no quiso comer. El del día anterior ya nos había mostrado la "hilacha" de algo que se repetiría en las jornadas siguientes, bastantes rayados, pero muy ariscos.

 
Ya como a 24 millas de la costa, nos encontramos con unas corrientes con cambio de color de agua, en las que se veía asomar la dorsal de otro marlin rayado. En ese momento estábamos arrastrando cuatro lures con doble anzuelo y el bicho se le tiró a un Allien C&H verde y amarillo de 10" que estaba en la posición Short Rigger. La botó del tangón y se enganchó, pero la alegría duró poco, la cuerda se destensó y al recoger, nos dimos cuenta que la punta del anzuelo 7691 se había doblado.

 

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

Yo le había sacado una tercera parte de la "muerte" a los anzuelos 7691 como dice Marko, pero la verdad que nunca me animé a limarles el filo y ahí pudo haber estado el pecado, ya que la punta de estos anzuelos la veo un poco fina, como con "poco cuerpo".

 

Al día siguiente mi hijo tomó un autobús de San José a la playa para reunirse con nosotros y fuimos a la orilla nuevamente, no tuvimos mayor suerte en la pesca, aunque esta vez, contábamos con buena cantidad de carnadas vivas: runners y parguitos.

 

Anecdótico fue un tiro de sabiki en el que Claudio enganchó seis parguitos de una sola vez.

 

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

En la foto se ven cinco, pero fueron seis para siete anzuelitos que tenía la línea.

 

Volvimos a las aguas azules, pero esta vez, con el agregado de las carnadas vivas. Las mantuvimos durante la noche en un tanque plástico lleno de agujeros al que lo rodea una llanta de camión que no permite que se hunda. Este dispositivo duerme atado a la lancha y luego se deja en la boya.

 
Cambiamos entonces el esquema, y armamos para el S&B, un runner vivo riggeado con un anzuelo circular y listo para ser sacado del vivero en segundos, conectado a la caña de 50, y un ballyhoo, en la de 30.

 
Vinieron varios rayados pero no hubo manera de hacerlos comer. Se mostraron siempre muy cautelosos y rápidamente se desinteresaban de nuestra oferta. En la tarde seguimos con el switch and bait pero le agregamos dos carnadas en los tangones.

 
Me tocaba el turno del S&B a mí, cuando sale a los teassers como una fiera, un azul hermoso, de unas 200 lbs Le tiré la carnada viva a unos seis metros e inmediatamente Claudio puso los motores a la mínima. El marlin observó la carnada y giró hacia el Ilandlure rojo y blanco de la derecha que iba a mitad de camino en la "recogida".

 

Cuando lo perdió de vista, volvió hacia atrás y le paso de largo al runner, luego volvió al teasser blanco y azul de la izquierda, que por error, mi ayudante lo había dejado con 3 o 4 cmts de flecos "chapoteando" en el agua con el "hamaque" del mar. En ese momento me vi en la ridícula posición de estar con la caña y la carnada hacia popa, mientras podía ver al bicho a estribor, casi a espaldas mías, sacando el pico para afuera del agua espadeando el teasser en el aire.


Rolando corrió hacia el reel y levantó el teasser del todo, ya no había plásticos en el agua y el animal se regresó al burbujeo de los motores. Lo lógico era que ahora sí, tomara a ese hermoso runner vivito y coleante. Pero NO….¡¡lo vio y lo volvió a despreciar!!

 
En determinado momento no lo vimos más, pero mi hijo y Manuelita que iban en el techo en ese momento, como espectadores privilegiados de ese show de pesca fallida, gritan:

 

¡¡Está allá, a la izquierda!!

 


Mi primo que estaba al volante en ese momento, salió tan acelerado que casi me tira del bote. Atiné a ponerme en cuclillas contra el espejo de popa al lado de uno de los motores, siempre con la caña en la mano y rezando porque aguantara el cordoncito que une el anzuelo con la carnada, que dicho sea de paso, venía volando en el aire.

 
Habrán sido unos cien metros de carrera y puso los motores a la mínima otra vez, cuando oigo a mi hijo que me dice como por séptima vez: ¡¡ tranquilo papá, ahí va para la carnada de nuevo… ya la agarra!!

 

Veo al animal que viene hacia las burbujas, luego hacia la cojinúa y lo puedo jurar, NUNCA, NUNCA la tomó. Evidentemente ese pez solo quería comer plástico.


Tampoco le dió "bolilla" en el inicio, a la recogida de los dos ballyhoos que iban en los tangones. Ni carnada viva ni carnada muerta. ¡Qué paladar tan raro tenía ese cabresto!


Fue un día anecdótico pero un poco frustrante. Ese día mas que para el S&B estábamos para el J&B ja,ja,ja por lo que decidimos regresar más temprano.

 

 

 

El mar estaba muy mansito, le dimos el volante a Rolando, gaseosas a los niños, y mi primo y yo a falta de whisky ja, ja, ja, regresamos tomando cervezas ja, ja

 

Volvimos a San José para descansar un poco y seis días después estábamos nuevamente pescando en Carrillo.

 
Para esta segunda etapa se nos unió nuestro amigo Pablo.


El primer día arrancamos como habíamos terminado la semana anterior, o sea con dos teassers para el S&B y dos carnadas en los tangones.

 

Acordamos que Claudio fuera de primero a lo que llegara a los teassers y yo quedaría en la retaguardia frente a un posible segundo pez.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

A la hora de haber comenzado, un marlin negro sale al teasser rojo y blanco. Claudio le echa la carnada y el marlin que se pasa al otro teasser. Desapareció unos segundos, cuando yo que estaba más atrás de mi primo, veo que emerge en la carnada del tangón derecho. Yo estaba al lado de esa caña y no demore nada para soltarla del clip y "darle de comer" en una primera corrida. Apoyé el dedo fuerte para garantizarme que hubiera tragado bien en la segunda corrida y le subí la palanca al tope con 14 lbs. de freno, me hice tremenda ampolla en el dedo pulgar, pero ahí estaba la bestia dando saltos para todos lados.

 
Este marlin estaba muy "loco" y demoramos 45 minutos para arrimarlo al bote.

 
Claudio que estuvo al volante casi todo el tiempo, fue muy rápido y observador para mover la lancha, sino lo hubiéramos perdido.

 
En un momento llegamos a andar casi a 15 nudos, con el animal al costado corriendo a la misma velocidad con medio cuerpo afuera y la cuerda prácticamente sin tocar el agua.

 

 

 

 

 


¡¡ Un espectáculo increíble!!

 

 

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime     Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo estimamos en 230 lbs de peso, Pablo nos ayudó a revivirlo ya que solo entre dos personas, no podíamos enderezar la vertical del pez antes de acelerar la lancha para oxigenarlo.

 

 

El marlin se fue nadando bastante bien, aunque un poco lento y atontado.

 

Pablo quedó entonces de primero para cualquier cosa que apareciera en los ballyhoos. Y así fue que en la tarde enganchó esta dorada de 26 lbs.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

Cuando la dorada estaba ya a tiro del bichero, observamos un macho que venía más abajo siguiéndola. En ese momento Rolo le pasó la caña de 30, que teníamos lista para el S&B con ballyhoo, a mi primo que la echó inmediatamente, siempre caña en mano, mientras yo le daba un poco de velocidad a los motores.

 
Claudio muy habilidosamente le "sacó" dos veces la carnada de la boca al bicho que a la tercera vez vino como una tromba. Entonces le "dio de comer" y lo enganchó a escasos metros de la popa, dándonos un show impresionante de colorido, saltos y fuerza.

 

El macho pesó 44 lbs.

 

Al más grande se le sacaron 24 lbs. de carne que fueron comidas a la plancha, a la parrilla y también en ceviche.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

El día siguiente lunes 27, se hacía la luna nueva y fue la mejor jornada de todas. Tempranito apareció un marlin negro en el tangón de la derecha. Era el turno de Pablo pero se lerdeó demasiado y "cazó" la caña Claudio.

 

El animal prácticamente se pegó solo y después de 35 minutos de pelea, saltos y corridas lo pudimos agarrar.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

El marlin se liberó y se fue nadando muy alegre.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime              Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

A los quince minutos salió un vela. El primero que veíamos en varios días.
Ahí sí, Pablo estuvo atento y lo trabajó muy bien hasta capturarlo.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

El pez vela fue liberado en muy buenas condiciones.


No pasaron quince minutos más, cuando se asomó un pico no muy grande, en el teasser azul y blanco de la izquierda que estaba ubicado en la tercera ola.


Enseguida Claudio le tiró la carnada en caña de 30, con la ilusión de que era un rayadito o un azulito pequeño. En realidad, todos a bordo sentimos que el Gran Slam estaba ahí, a minutos de ser conseguido.


Con el fin de asegurarlo, lo dejó comer mucho al animal que luego del aferrón algo tardío, dio algunos pocos saltos allá lejos.


Ahí comenzaron nuestras dudas. ¿ Era un marlin rayado grande o un marlin negro pequeño?


Por el mismo "embuchamiento" el pez no volvió a saltar hasta estar muy cerquita de la lancha. La caña se le pasó a Pablo, que luego de 25 minutos de pelea, lo arrimó para que comprobáramos definitivamente que era un negro pequeño con el anzuelo bien metido en la panza.

 
El pez estaba muy brioso y con los colores aún bien vivos pero sabíamos que con ese anzuelo siwash de los grandes, enterrado en las tripas, sus posibilidades de supervivencia eran casi nulas.

 
Así pues, nos dimos a la penosa tarea de matar a esta hermosura de pez.
Pesó 140 lbs.

 


Pablo en la pelea

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

Claudio quedó tan triste con la muerte del pez, que no quiso salir en las fotos.

 
De todas maneras aunque la carne no es especialmente buena, comimos unos trozos esa noche, hechos a la parrilla y el resto, lo regalamos en el hotel y a unos amigos de Rolando.

 
Ya en la tarde la ilusión del Gran Slam siguió presente pero en forma más tenue. Ahora no era cosa de conseguir algo tan fácil en C.R. como un vela, sino un marlin y encima que no fuera negro.

 
Nos comunicamos con otras lanchas que andaban por la zona, y todos reportaban haber levantado marlin negro y velas. Como que los azules y rayados presentes la semana pasada habían desaparecido de la "cancha".



Durante las siguientes tres horas no levantamos nada.

 
En determinado momento en que estábamos todos distraídos, sentimos un "cimbronazo" en la estructura del T Top, volvimos a ver para atrás y otro marlin negro estaba dándole duro al ilandlure rojo y blanco.

 
Cuando le fuimos a echar la carnada ya era tarde, se había ido de nuestra vista. Esperamos por si se iba para las carnadas del outrigger, pero se había ido definitivamente dejándonos con las ganas y no sin antes comerse el ballyhoo que habíamos puesto adentro del teasser. Esto lo comprobamos al recogerlo y ver solo la "cabecita" pegada.

 
Dos lecciones dejó este marlin negro. La primera, que si vas a darte el lujo de distraerte, mejor coloca un spread de artificiales con anzuelos, y segunda, que el armado de teasser con carnada natural tiene que ser con panza riggeada bien dura y atada, para que el pez no la pueda comer fácilmente y por el contrario permanezca excitado atrás del teasser.

 
No usar como hicimos en este caso nosotros, un ballyhoo apenas agarrado con alambre de cobre, porque de esa manera la carne es fácil presa del picudo.

 

Luego, esa misma tarde levantamos un vela que no lo pudimos hacer comer y finalmente otro que vino directamente a la carnada del tangón izquierdo y Pablo nuevamente lo logró cazar.

 

Este vela también se liberó muy bien. Ni siquiera lo levantamos a la borda para fotografiarlo.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

Terminó así el día con dos marlins negros de tres y dos velas también de tres.

 
En vista de que notamos más actividad por las mañanas, decidimos salir el día siguiente de la luna nueva, más temprano de lo normal.

 
Como siempre el armamento listo en el rocket launcher

 

Cerca del mediodía Pablo tuvo su buen momento y tocándole el turno a él, un marlin negro que sería en definitiva la única captura del día, se tiró a espadear uno de los ballyhoos.

 

Pablo sacó la caña del tintero y le aflojó el freno, el marlin comió y llevó pero cuando le puso el freno para aferrar solo lo hizo hasta la marca de cinta scotch que está indicando 10 lbs. de freno, no las 14 del tope.

 

Enganchó bien al animal, pero éste sacaba y sacaba cuerda en cantidad. Ya andaría por los 400 mts. afuera y el dacrón le había quemado un dedo.


Le grité que no se le ocurriera ponerle el freno a tope, porque al haber ya menos cuerda en el spool, la presión del freno podría reventarla.

 
Por suerte en ese momento Claudio que estaba al volante atinó a mandar a Pablo a proa y de esa manera pudo empezar a recuperar cuerda de manera rápida.

 
Ayudó también que el mar estaba bien calmo en ese momento.

 
Pablo sudó cuarenta minutos y otro marlin negro en la cuenta.

 


Luchando en la proa

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Rolando ya con el líder en la mano

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

Continuamos troleando en la misma zona donde Pablo capturó el marlin, y no conseguimos más nada.

 
Luego de dos horas decidimos correr siete millas al S.E. y recién habíamos soltado las cuerdas, cuando un marlin azul embistió contra los teassers ubicados en la segunda y en la tercera ola. Primero uno y de seguido el otro.

 
Estábamos bien atentos y de inmediato se tiró la carnada, pero el pez se retiró para no volver.


Seguramente detectó el engaño.

 
De haber tenido artificiales "anzuelados" posiblemente se hubiera enganchado solo.

 
Claro que eso siempre es una especulación, en fin, que terminó la jornada con un marlin liberado, ah!! y un pájaro liberado ja,ja,ja


El siguiente día comenzó bien y mal, un vela se fue a un ballyhoo y Claudio lo enganchó bien pero nuevamente le soltó un poquito de más y se le pegó el anzuelo en la agalla.

 
Pablo que es médico intentó hacerle un trabajo bien delicado para sacarle el anzuelo, pero no fue posible.

 

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime


Acercándolo

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

Para que no se repitiera el problema, decidimos que pescaríamos los días siguientes, solo con circulares en el S&B para de esta manera tener el poder de determinar cuando un pez se quiere liberar o se quiere matar para comer.

 
Fue un éxito. No matamos ningún picudo más.

 
El uso de circulares es muy recomendable para capturar y liberar picudos.

 

En esa tarde un pique en un ballyhoo de algo que no pudimos ver bien, nos puso a pensar.


Al recoger la carnada, notamos en el cuerpo de la misma, como dos "sierrazos".
A la media hora, tumban la carnada del tangón y empieza una carrera loca sin distinguir de que se trataba. Era mi turno y la "llevada" era tan fuerte que no atiné a subirle el freno al tope de 14 lbs. de freno.

 
Diez segundos más tarde siento la "destensión" y al recoger la carnada, veo que viene la cabeza con un pedacito de cuerpo como macheteado.

 
Las dudas igual seguían. ¿Habrán aparecido los wahoos?

 

Al final de la tarde, las dudas se disiparon con la captura de este hermoso ejemplar de wahoo, pesó 26 lbs.

 

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Claudio agradeciéndole a los Dioses de la Pesca

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

El siguiente fue el día de los velas.

 


Desde el primer día fuimos monitoreando la temperatura del agua y fuimos notando como esta subió de 27 a 30 grados centígrados, pensamos que este puede ser el motivo de la bajada en los marlins y la subida en los velas, levantamos 12 para enganchar y liberar 4, nada de marlins este día.


Este lo enganchó Claudio con S&B en cuerda de 50 con un circular Mustad

 

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Este lo agarró Pablo directamente de un ballyhoo con anzuelo.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Igual que el anterior pero lo agarré yo.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

 

Llegaron los niños la mañana siguiente y volvimos a la pesca costera.

 
Buscando carnada en Carrillo

 

La carnada viva no nos sirvió de mucho porque lo que apareció fue la macarela y aquí tuvo su revancha de los barriletes, mi sobrina Manuelita.

 

Esta macarela pescada por ella de 3 lbs 4 oz, está siendo reclamada a la IGFA como el nuevo récord de esta especie, en la categoría F Junior. Utilizó un Rapala mágnum 18 GM, cuerda 30 Ande y un carrete Penn LD 225.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime     Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

El último día volvimos a salir al mar abierto, levantamos varios velas que no pudimos enganchar, los marlins como que ya habían desaparecido del todo.


Pescamos este gran wahoo que pesó 40 lbs, El autor de la pesca fue Pablo utilizando un ballyhoo.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime     Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

En la tarde nos cruzamos con un cardumen de delfines de los de la panza blanca, enorme. Se nos perdía la vista en el horizonte viendo los saltos.

 
Invertimos prácticamente todo el resto del tiempo troleando en la cercanía de ellos con la ilusión que "cargaran" algún atún. Resultó infructuoso el asunto de los atunes.

 
Solo hubo un pique brutal que mi hijo Federico perdió y que no pudimos ver que era, aunque sospechamos que se trataba de un wahoo también, por la forma en que venía partida la carnada y por la carrera tremenda.

 
Los niños se entretuvieron mucho con los cetáceos y captaron esta toma espectacular.

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

En la bahía mientras tanto, la sardina se acabó y los pelícanos comenzaban a emigrar.

 

Antes del regreso a San José

 

Pesca en Carrillo Costa Rica, Artime

 

Ojalá les haya gustado esta reseña de febrero y si en marzo pesco algo interesante espero hacer otra.

Saludos para todos.

 


Christian Hampl, Costa Rica

 

También te puede interesar:
?>