Donde Pescar, 1 de Mayo de 2019 :: Pesca en Zimapan con Juan Antonio Pérez, GUIA DE PESCA DE LOBINA :: Señuelos, Técnicas y Carnadas para la Pesca de Trucha :: El Arreglo Wacky para Trucha :: Tecnicas de Pesca en los Bajos (flats) :: Carretes para Pescar en el Mar :: Nuestros Rios Depredados :: De regreso al podium pero JUNTOS :: LOS TROFEOS DE LA CIÉNEGA :: Lobinas Trofeo ¿Cómo pescarlas? :: La Trucha Arcoiris, Reina de las Aguas Claras y Frías :: El Tesoro de la sierra madre, El Salto, Sinaloa :: Diferencias entre los Ambientes de Lagos y Rios en la Pesca Trucha :: Introduccion a la Pesca con Mosca en Mar :: 130 Tips en la Pesca del Robalo :: Viaje Club Península :: Mi primera café con guantes :: 100 Tips para la Pesca del Sabalo Ficha Técnica de la Especie :: Al primero por una :: Récord Mundial de Trucha Arcoiris :: Tecnicas de Liberación :: Algunas Consideraciones sobre las Cañas Traveler :: Pez Vela on the Fly :: Especies para Pesca con Mosca en el mar :: Líderes para Pescar con Mosca en el Mar :: Pescando con Mosca en Zihuatanejo :: Entendiendo a la Carpa :: Rapala X-Rap :: Cañas de Mosca para Pescar en el Mar :: El Salto es todo lo que dicen :: Lo logró otra vez!!! Cesar Madrigal y Manuel Lamadrid ganan el X Circutio Caña y Carrete :: Ficha Técnica Atún Aleta Amarilla :: Un Sábado de Récord :: Nuevas Tendencias en los Curricanes :: 10 TIPS para Pesca Vertical :: Silvestres & Salvajes :: El Bonefish de Agua Dulce :: Pasajes de la Historia, CLUB LA TRUCHA :: Backing para Carretes de Mosca de Mar :: Nudos para Pesca con Mosca :: El Poderoso Nudo Midnight Knot :: Uso de la Red como Recurso Auxiliar :: Triple Play en la Ex Hda. de Chautla, Puebla :: Mosca Closer Minnow :: Sabalo fly fishing, la marca mítica de las 200 libras :: CARPAS CON MOSCA con LUIS VARGAS Rigthfly :: Líneas de Mosca para Mar :: Armada 261 para Lanzamiento a Distancia de Señuelos de Bajo Peso :: Reunión y torneo del Norteños bass club :: Un Truchón Compartido :: Las Tradiciones, Nuestra Mejor Herencia ::

 

1.jpg

UN CAMINO A LOS 60´s EN EL AMAZONAS

Por Francisco Zurita 

 

¿Practicas o practicaste algún deporte?, ¿Es individual o colectivo?, ¿Es de alta competencia o de alto rendimiento?

 

Como responsable de los Recursos Humanos de una de una las empresas más importantes de Latinoamérica como es Petróleos Mexicanos con más de 100,000 trabajadores, éstas y algunas otras preguntas relacionadas,son las que invariablemente utilizaba cuando  reclutaba personal.

 

Por más de 30 años, conocí a muchas personas que querían una oportunidad en la empresa. Cuando encontraba alguna con los conocimientos necesarios, pero que también practicaba o practicó algún deporte de alta competencia, sabía que había encontrado a un champion.

 

Los championslos definí como personas que siempre quieren ganar, que saben cómo alcanzar sus metas, que conocentambién la derrota y aprenden a reponerse a la adversidad. Son personas con garra, con empuje y con una gran actitud.

 

En una frase “Son gente que la pasión le corre por las venas”.

Adicionalmente, cuando el deporte lo practican de maneraindividual, regularmente reflejan un liderazgo propio.

 

Y la pesca no es la excepción, es una práctica que amalgama la habilidad y el conocimiento sobre las diferentes técnicas y que además ayudaadquirir una gran virtud lapaciencia. En lo personal, coincido con varios autores que la paciencia y la serenidad sonlosinstrumentos del “intelecto”.

 

Son pocos, muy pocos los champions que se llegan a encontrar. No son fáciles y por lo mismo cuando se encuentran, se les aprende mucho.

 

Hablo de ellos porque son el tipo de personas que encontré en el grupo que se formó a invitación de Yaisa Corrales y Juan Antonio Pérez para ir a pescar al Amazonas Colombiano.

 

2.jpg

 

 

 

Además de Yai y Juan tuve el gusto y la suerte de convivir por 10 días con César Villarías, Alfredo Kuri, Pablo Cardoso, Rodrigo Armijo, Balta Hong, Shadi Ramos y mi hermano de vida Jorge Luis Ascencio. Algunos de ellos conocen lo que es la competencia de alto rendimiento, otros empresarios exitosos. Algunos pescando con señuelos, otros con mosca y otros con las dos modalidades. La gran mayoría rondando los 40 años.

 

 

 

Balta en cuestión de edades definió al grupo como los chavos, los chavosrucos y los rucoschavos. En esta última categoría caíamos Jorge y yo con mis 60 años (jaja)…..

Ella y ellos son championsen sus respectivos ámbitos, gente que les gusta ganar y que les cautiva el compromiso por lo que realizan.

 

A este grupo y a mí, en esta ocasión,nos unió una gran pasión: La pesca.

 

Como Coach Ontológico, cuando puedo y debo, trato de recomendarles a mis Coachees que tengan una gran pasión, la que sea. La pasión nos mueve hacia planos diferentes y difíciles de entender, pero cuando se comprenden le dan un gran significado a nuestra existencia. Es algo que vitaliza, que te da energía.

 

Aunque la palabra Pasión deriva del latín passio que significa "sufrir", también se le relaciona de acuerdo al diccionario como “la afición extraordinaria por algo”.

En lo particular esta pasión la encontré en la “pesca con mosca” que practico desde hace más de 20 años.

 

La pesca con mosca tiene un doble encanto, el primero forja la creatividad. Trasladamos la pesca a la casa confeccionando nuestras “moscas” con las formas, tamaños y colores que creemos o imaginamos que pudieran funcionar.

 

El segundo, es el reto. No es fácil capturar algunas especies con esta técnica, la distancia y la profundidad son cortas, además el aire es un factor en contra, no solo cuando “volamos la mosca” sino también por debajo cuando pisamos o enredamosla línea en los pies. Los nudos, etc. la hacen más complicada.

 

Por todo ello, es difícil de entender ¿por qué pescamos a mosca?. La respuesta la encontré en este viaje al estar platicando largas horas por las noches con todos estos amigos.

 

Todas las técnicas cuando las entiendes y te sumerges en su mundo tienen su encanto, solo es …una decisión personal respecto al gusto. Es escoger la caminata en lugar de correr, la lucha en lugar del box, el futbol en lugar del …, en fin.Todas conllevan a una gran inversión de tiempo y  conocimiento, pero al final, la pesca es una y es la misma. Es la que nos permite soñar con nuestro pez, conocer lugares, amigos y retarnos y volvernos a retar, porque el reto siempre estará ahí, en el presente y en el futuro.

 

Así que cuando Juan Antonio,quien ya había ido al Amazonas un año antes con Yai, me enseñó las fotos tanto de las payaras con sus grandes colmillos y aspecto prehistórico,como  la de los tucunares con esos colores que los caracterizan……., yo ya quería estar allá.

 

Tuvieron que pasar 11 largos meses para que el viaje se hiciera realidad. Durante este tiempo me dediqué a ver videos, el tipo de moscas a usar, los tamaños, los colores, el tipo de anzuelos y a comprar material, más material y …..más material. Así, elaboré aproximadamente 150 moscas en anzuelos de 3/0 al 6/0, de superficie, de media agua y de profundidad, en diversos tamaños, la mayoría de 10 a 15 cm.

 

De la misma manera tener listas las líneas floting, intermedias y de profundidad para usarlas en 5 cañasque escogí para este viaje: una 8 (Thomas & Thomas), dos 9s, (Winston y Redington), una 10 Orvis y una caña Loop de Spey No. 6 de 13 pies.

 

También, unos días antes, hacer la maleta yque no falte nada; gorras, lentes, ropa, el material para la pesca, el baking, pinzas, navaja, cámaras, en fin, todo un rollo.

 

Por otra parte, acomprar medicinas y repelentes. Eso sí, el botiquín que me preparó mi esposa era merecedor al premio “TheBest Medical Center”(jaja)..

 

Y al  fin llegó el día,  muy tempranorumbo al aeropuerto, volaríamos y dormiríamos enBogotá. Al día siguiente nuevamente por aire a Puerto Inírida y de ahí el mismo día,en lancha rápida  hasta el lodge ubicado en Barranco Colorado sobre el río Vichada.

Barranco Colorado, está ubicado en la selva de Matavén en la región de Guaviare, uno de los 32 departamentos que conforman la República de Colombia. Esta región es la menos densamente poblada de ese país. La Selva de Matavén tiene una extensión territorial de aprox. 1,900,000 hect. donde habitan al menos 12,300 indígenas (155 hect/hab) principalmente Nukak y Puinavesarraigados en siete etnias: Guahibos, Cubeos, Sikuanis, Piaroas, Puinaves, Piapocos y Kurripakos.

 

Para llegar al lodge es necesario navegar parte de cinco ríos durante tres o cuatro horas: el Inírida, el Atabapo, el Guaviare, el Orinoco y finalmente el Vichada. Es por esa razón que el viaje de 10 días se convierte en siete días de pesca.

 

En Puerto Inírida conocimos a nuestro anfitrión y dueño del lodge, Alejandro Días, Alejo como le dicen de cariño. Un tipo de primera.

 

Inírida nos hizo sentir que ya habíamos llegado al Amazonas. La comida antes de partir, fue entre otros platillos piraña frita (cachama), ¡riquísima!

 

Posteriormente fuimos por el vital líquido y…..no precisamente agua.

 

De ahí al embarcadero.

 

Después de tres intentos por zarpar, las maletas  se tuvieron que ir en otra lancha por sobrepeso; al parecer con los grupos que vienen de otras partes del mundo no les había pasadoesto. Pero no contaban con los mexicans que cargamos hasta con el perico.Con todo esto, hicimos seis horas al lodge.

 

4.jpgEl recorrido sencillamente maravilloso. Las aguas nerviosas, arremolinadas y oscuras de esos ríos, se mezclan con los paisajes de grandes rocas recargadas unas sobre otras y en sus orillas playas con arena entre amarillentas y oro, para finalmente coronar la foto con la flora y fauna de la selva amazónica milenaria.

 

Era cautivante observar tantos y tantos árboles majestuosos y avistar a las guacamayas y otras aves volando sobre nosotros. 

 

Por si fuera poco y para completar el cuadro nos acompañó en el trayecto la lluvia tropical y un arcoíris que parecía que lo podríamos tocar. 

 

Así de hermoso es el lugar……simplemente fantástico.

 

Llegamos al lodgecon la obscuridad de la noche, nos esperaba un grupo de Uruguayos quienes saldrían al día siguientey la gente de la comunidad, entre ellos muchos niños que esperan sus dulces. El sentido femenino de Yai nos salvó de que ellos se quedaran con las manos vacías. ¿De donde sacó Yai tantos caramelos?, no lo sé, pero los niños estaban felices.

 

Esa noche dormimos todos en un galerón comunitario con dos baños en tanto los Uruguayos desocupaban las cabañas donde estaríamos siete días en parejas. Mi cabaña la compartí con Jorge a quien le apodo “Apá”. 

 

Mientras los Uruguayos nos platicaban sus aventuras y sus capturas, conocimos a quien estaba a cargo del lodge, el Argentino Leo Cardellay a nuestro Chef de nacionalidad Venezolana Jhon Mikel Payama.

 

Jhon nos recibió con un platillo de su tierra, “Pastichu”, un pastel hecho de pasta y carne. ¡Delicioso!. Desapareció en cinco minutos.

 

Tanto mi Apá como yo rentamos una lancha para ir solos, pues la pesca con mosca es peligrosa cuando dos la realizan con la misma técnica. Los demás compartirían la lancha; así lo hicieron: Yai con Juan,  Balta con  Shadi, Cesar con Alfredo y  Rodrigo con Pablo.

 

Leo nos organizó: a Jorge y a mí nos llevaría a las payaras, los demás irían a  diversas lagunas a la pesca de los tucunares, también llamados pavones o peacockbass.

Todos los lugares están a una distancia de una a dos horasdel lodge.

 

En esa zona hay principalmente cuatro clases de tucus: monóculus, lapas, mariposa y cinchado. El más preciado de ellos por sus colores es el cinchado. Ellos se encuentran en aguas calmas, principalmente en las lagunas.

 

Mi reto era obtener dos trofeos: La payara o pez vampiro y un tucunarecinchado, ambos arriba de los 14 lbs.

 

Así que esa noche se hizo larga y a soñar con las payaras, los pavones y en los siete días de pesca que nos esperaban.

 

SE INICIABA LA AVENTURA

 

DÍA 1

Muy temprano, nos cambiamos a nuestra cabaña. Armé dos cañas, una 9 con línea de punta sinking de 300 grs.y otra 10 también con línea de punta sinking de 350 grs. Até las moscas que me recomendó Leo, una blanca con negro hecha con material de Puglisi y otra de pelo de ciervo azul, rojo y blanco, ambas montadas en anzuelos 6/0.

Leo nos llevó a un lugar a dos horas conocido como el “Mantequero”. Un lugar lleno de rocas en el río Orinoco donde se forman las aguas rápidas. Ellas, las payaras siempre habitan en este tipo de aguas. Para nuestro lanchero,Emilio Montaña, de la etnia Cubeo, también era la primera vez que iba a ese lugar, así que Leo igualmente lo guío todo el tiempo.

 

Llegamos al Mantequero. Jorge y yo comenzábamos nuestra aventura. ¡Estábamos en el Amazonas pescando con mosca, era increíble estar ahí!.

 

20 años transcurrieron aprendiendo a pescar diferentes especies y ahora aquí en este lugar imaginado. Sólo faltaba llevarnos los recuerdos de estos peces. ¡Sus fotos!

Muchas preguntas cruzaban por mi mente. Podré pescar una? Cuánto jalan? Cómo Jalan? Donde las encuentro? A que profundidad? En fin…..

 

De acuerdo con los consejos de Leo, comenzamos tirando aguas arriba, contra la corriente, a fin de que la mosca derivara y al mismo tiempoteníamos que sacar toda la línea. Una vez que la líneaestaba frente a nosotros, comenzaba el “estripeo” rápido y constante.

 

No habían pasado cinco minutos cuando siento un gran pique. La payara ni siquiera corrió. La costumbre del truchero de levantar la caña hizo que la perdiera.¡Qué coraje!, no puede ser!!!. Sin embargo, ya tenía la seguridad de que mi mosca era efectiva.

 

Diez minutos más tarde una segunda oportunidad, esta vez no jalé la caña hacia arriba, pero nuevamente la perdí.  Leo me aconsejó no mover la caña al momento del pique, ya que el anzuelo lo clavas jalando la línea hacia atrás.

 

Es igual que pescar los sábalos. Estas dos especies son muy parecidas, el labio superior de las payaras como el de los Sábalos es más corto respecto a su labio inferior, por lo que es difícil clavar el anzuelo y una vez clavado es también es muy común perderlos durante la pelea.

 

Así que estaba listo, la tercera “era la vencida”. Tiré la línea lo más lejos que pude, derivé la mosca, comencé a “estripiar” y zaz!!! Un gran jalón, esta vez no moví la caña y jalé  la línea fuerte y hacia atrás. La payara comenzó a correr y a brincar a favor de la corriente. ¡Esto lo hacía más complicado!, ella corría y se escondía detrás de las piedras.

 

Comencé a trabajarla. La payara iba y regresaba y yo tenía que cruzar  las enormes piedras. Logré llevarla a la orilla y Emilio  la tomó por la cola.

 

¡¡¡ Sííí, Tenía mi payara!!!.

 

IMG_2590 (19).JPG

 

A decir de Leo era una payara grande, de aproximadamente 20 lbs. Rápidamente las fotos y al agua.

 

¡La primera parte de mi reto se había cumplido!.

 

A trecientos metros de ese lugar había una playa que de acuerdo con Leo tenía payara,así que nos dirigimos para allá; tuve dos piques, una de ellas ya enganchada la perdí en la pelea. Se me ocurrió que podría pescar con la caña Spey, así que armé mi equipo y comencé a tirar.

 

Como siempre, cuando se hacen las cosas mal,¡algo malo pasa!. La caña No. 6 era insuficiente para lograr buenos tiros. Se necesitaba por lo menos una caña No. 8. El aire de medio día dela playa en campo abierto, el tamaño de la mosca y el peso del anzuelo 6/0, hizo que éste, en uno de los tiros, se me clavara en el dedo meñique de la mano derecha. La punta del anzuelo se asomaba  por el otro lado del dedo.

 

Para mí era imposible sacarlo.  En ese momento sentí que mi viaje había terminado, me veía en el hospital entrando al quirófano y donde un Doctor me diría: “Le tengo una buena noticia: de aquí en adelante solamente tendrá que cortarse nueve uñas”. (jaja).

Leo,muy con su acento argentino me dijo “yo lo saco”, ¿tienes líder de flurocarbono de 80 lbs?.Voy hacer con él una especie de nudo al anzuelo y lo voy a jalar para extraerlo. Al decir esto, mi presión comenzó a bajar. ¡Yo veía mi dedo arriba de un árbol!

 

Después de preparar el líder y amarrarlo me dijo “presiona el dedo lo más que puedas”, voy a contar hasta tres y voy a jalar. Así lo hice y apreté el dedo con todas mis fuerzas. El comenzó a contar y al decir “uno” jaló y el anzuelo salió tal y como entró. Creo que fue lo último que vi. Cuando desperté estaba tirado en la playa y Leo y Emilio echándome agua en la cabeza (jaja).

 

El dedo, aunque sangró un poco, no se inflamó y pude seguir pescando.

 

Tuve mucha suerte de que Leo estuviera conmigo, de no ser así, hubiera tenido que regresar al lodge o hacer alguna tontería. Siempre le estaré muy agradecido a mi amigo Argentino.

 

Seguimos pescando y por la  tarde llegamos a un lugar conocido como “Caudal del Muerto”. Ya conocida la técnica, pude conseguir una payara de aprox. 14 lbs. Mi Apá en este sitio, también sacó dos payaras. !!Día completo!!

 

IMG_2422.JPG

 

Por la noche, en la cena, nuestro Cheff para agradarnos como mexicanos, nos preparó una carne de res deshebrada o “ropa vieja”picosita y a platicar con todos los detalles del día.  Extraño las conversaciones con ellos después de pescar. Yai, Pablo y algunosmás lograron grandes tucus.

 

Ahora tendría seis días para conseguir mi segundo reto,mi tucunarecinchado.

 

DIA DOS

El día de hoy con un nuevo guía Juan Manuel Nariño de la etnia Sikuani, nos tocó ir a una laguna en el Orinoco llamada Pirariame.

Hubo que pagar el derecho de piso.  Probé moscas de  todos los tamaños y colores. Tuve varios piques pero solo tres capturas  de tucus mariposa de entre cuatro y seis lbs. 

 

IMG_2439.JPG

 

En esta laguna había dos cocodrilos. Uno de ellos cada vez que tiraba mi “poper” venía tras él. Así de salvaje el lugar.

 

Con una mosca articulada tuve un gran pique que me quemó los dedos al sacar el pez la línea, pero el Pavón se fue.

 

Así que a pensar en el día siguiente……. Esta vez no tendría mi peacockbass cinchado.

 

DIA TRES

Hoy otra vez un nuevo guía,Julio Nariño también de la Etnia Sikuani. Con Julio nos fuimos a la laguna Viviridiato.

 

Viviridiato está compuesta por tres lagunas. Para acceder a la primera laguna hay que atravesar un canal que por su poca profundidad el tiempo es de aprox. 40 min. De la misma manera para llegar a las otras dos lagunas los tiempos para atravesar los canales son cerca de 30 min.

 

Estos tiempos y los de traslado, hacen que en esta laguna por la mañana, se cuente sólo  con tres horas para pescar. Sin embargo, la pesca fue bastante buena, encontré una mosca que funcionó muy bien. Una mosca de cuerpo blanco, compuesta de pelo de ciervo y plumas de gallo; el cuello rojo también de pluma de gallo y los ojos de tungsteno forrados de chenilleverde.

 

Este día supe lo que era parte el Amazonas. A las 12:00 hrs. como todos los días suspendimos la pesca para comer. Estábamos mi Apá y yo en la tercera laguna, cuando el cielo se comenzó a nublar.  Julio nuestro guía dijo: “no creo que llueva…. Esta lluvia va pasar por otro lado”. No habían pasado ni cinco minutos cuando una tempestad se nos vino encima. El cielo se obscureció, los rayos comenzaron aparecer, la lluvia se volvió torrencial y el viento se arremolinaba en la laguna. Los árboles se movían en círculo,en verdad, que parecía la “ola en el estadio azteca”.

 

No era conveniente por las descargas eléctricas estar debajo de los árboles, tampoco prender el motor e irnos, así que nos hicimos hacia la orilla de la laguna hasta que pasara el torrencial. En momentos daba miedo estar ahí.

 

Una vez que pasó la tormenta y todavía lloviendo, nos fuimos hacia la primera laguna y como sucede comúnmente, los peces se activaron.

 

En una hora, que era la que nos sobraba antes de irnos, tuve ocho capturas. En total  logré 13, la gran mayoría tucunares lapas, algunas que alcanzaron a pesar las 6 lbs. Pero mi tucu, ni sus luces…..

 

Para cerrar el día Jhon nos preparó un exquisito platillo: “rata de monte” con espagueti. Estas ratas se conocen como Lapas o Tepescuincles. ¡Cómo no comerlo!, estábamos en el Amazonas, había que probar de todo. Por cierto que rico!!!!……

 

5.jpg

 

DIA CUATRO

Las ampollas en las manos y en los dedos comenzaron aparecer. Es pesado tirar con una caña No.9, líneas con punta sinking de 300 o 350 grs. y moscas grandes todo el día. El brazo se cansay el sol también es un factor importante. La temperatura durante estos días osciló entre 35 a 40°.

 

Considerando los tiempos muertos, hacemos aproximadamente 250 tiros diarios y en cada tiro un promedio de tres Loops en el aire con la mosca mojada, esto es, 750 loops por día. ¡Sí que es duro!…

 

Pero siguiendo con la pesca, hoy regresó Juan Manuel y fuimos a la última laguna a la que teníamos acceso.  “Jibisí”.

 

En esta laguna, hubo mucha actividad y logré sacar 17 tucus, algunos mariposa, algunos Lapa, algunos por arriba de las 10 lbs y un cinchado pero no arriba de las 6 lbs.

 

Que caray!!!. 

 

Mi tucu cinchado se negaba…. pero nos faltaban tres días de pesca…

 

IMG_2519.JPG

 

A partir de mañana comenzaríamos a repetir las lagunas. A estas alturas ya habíamos apreciado todos los lugares a los que desde un inicio nos dijeron que iríamos.

Ha sido increíbleestar aquí; A decir de Juan Manuel que recientemente acompañó a un biólogo, en esta zona hay más de 1,300 tipos de aves. Además hemos visto mantarrayas, toninas o delfines, tortugas o terecae, caimanes, cigüeñas, guacamayas, changos, búhos, águilas pescadoras, pirañas, en fin…. una maravilla natural que pocos lugares en el mundo pueden presumir.

 

De regreso al lodge en la lancha rápida, ya con la oscuridad de la noche, mientras los mosquitos se estrellaban en la cara, recordaba una película que también como Coach siempre recomiendo, “El Camino del Guerrero”. En una escena, un Coach le dice a un atleta olímpico (palabras más o palabras menos), “no estás preparado para triunfar. Mañana te llevaré a la cima de la montaña y te enseñaré algo maravilloso que nunca has visto”. Después de caminar varias horas y al llegar a la cima, el atleta le preguntó,¿qué es eso maravilloso que me vas a enseñar?, el Coach levanto una piedra y le dijo, ¡esto! El atleta le replicó,¿te estás burlando de mi?…. Y el Coach le respondió, ¡no te entiendo!Durante todo el camino estabas muy contento, tomabas fotos a los árboles, a los pájaros, a los animales y a los paisajes, ¡eso es lo maravilloso, El camino!

 

Y así es, triunfar es más fácil cundo se disfruta el camino, cuando se elimina el stress, cuando se tiene la paciencia para superar las adversidades. Y reitero, esa es la paciencia que nos enseña la pesca.

 

 

Sin lugar a dudas y escuchando al grupo al estar cenando un rico bagre rayado “Surubí”,  todos estábamos disfrutando “el camino” que nos ofrecía el amazonas.

¡Si sacábamos que bueno y si no también!!!

 

La gran pesca del día de hoy fue la de Balta, ¡un cocodrilo de aproximadamente dos metros! ¡Sí que fue difícil deshacerse de él!

 

Oír a Balta con su peculiar figura Coreana, su tono argentino y su lenguaje muy muy mexicano era todo un show!!!.

 

Como ésta, muchas aventuras las escuchábamos diariamente. !!Cómo se extrañan esas cenas!!!!

  

IMG_2558.JPG

 

QUINTO Y SEXTO DÍA.

Durante el quinto y sexto día en las lagunas de Viviridiato y Jibisí respectivamente,  continué usando principalmente mi mosca “matona” y sacando muy buenos tucunares principalmente lapas y mariposas.

 

En estos dos días la pesca fue buenísima 12 tucus en el día cinco y 17 en el día seis.

Animales de 10 y 12 lbs,  pero……. no mi peacookbass esperado!!!

 

IMG_2505.JPG

 

Por las noches, mientras platicábamos con los amigos, Jorge y yo componíamos nuestras moscas. Le pegábamos los ojos a las que se les habían caído y peinábamos aquellas que durante la “batalla” las habían dejado como “rascadero de mapache”.

 

En el quinto día, conversando con Juan Antonio, le decía de la mosca que me estaba dando resultados y la obsequié una de ellas. Me dio mucho gusto cuando me contó que cerca de las 12:00 hrs. antes de salir a almorzar,hizo un par de tiros con esa mosca frente a la playa donde comerían y logró un gran Pavón de entre 12 y 14 lbs..¡Felicidades a mi amigo!

 

Tanto Yai como todos los compañeros ya tenían sus fotos de grandes capturas y tucuscinchados.

 

A mí …..Solo me quedaba un día para conseguir mi trofeo….

 

SEPTIMO Y ÚLTIMO DÍA

Muy temprano salimos hacia la laguna del Orinoco.“Pirariame”.

 

Pirariame les  habían dado a mis compañeros  muy buenos tucuscinchados, principalmente con curricán, por lo que Jorge y yo teníamos la esperanza de sacar nuestro cinchado a mosca.

 

Jorge, también había logrado muy buenas presas durante los seis días, pero tampoco había logrado su cinchado.

 

Para estas alturas, mis manos estaban ampolladas. Por las noches me ponía árnica en el hombro. Adicionalmente “algo” (al parecer un tábano) me picó en la muñeca de la mano derecha inflamándome la articulación, por lo que los tiros se me dificultaban aún más.

 

Al llegarlas dos lanchas a la laguna, nos paramos frente a un lugar conocido como “la piedra”. Al estar sacando la línea para poder tirar y a menos de tres metros de la lancha, ¡un enganche!. El pez pasó por debajo de la lancha. Corrí hacia la parte trasera pero la línea se enredó en el motor y el tucu se fue. ¡Qué ironía, todavía no tiraba cuando se prendió y lo perdí¡.

 

Sin embargo y debido a este hecho, parecía que sería un gran día.

Así que seguí tirando y tirando, pero nada, ni un solo pique y el tiempo pasaba. Nada que ver con el gran día esperado.

 

Algo curioso, las moscas que tenían cola en forma de “V”, salían intactas pero sin cola, ¡las pirañas se las comían! Ahora sé por qué las payaras tienen sus colas mordidas.

Jorge se separó de la piedra y comenzó a sacar algunos tucus. Cerca de las 11 hrs, me habló por radio y me dijo que había sacado su¡cinchado!, estaba feliz.

Decidí alejarme también, pero nada, conmigo no querían, así pasaron las cinco horas por la mañana sin un solo pique, a excepción del primer tiro.

 

Hubo muchos tiros muy malos pues el brazo ya no podía más. Yo estaba agotado y decepcionado.

 

¡Esto no podía ser posible!, ¿Por qué dejaron de picar? ¿Qué estaba pasando? ¿Por qué no querían con las moscas que durante seis días fueron efectivas?.

 

Y con todas estas preguntas, salimos a comer.

 

Sólo me quedarían tres horas para conseguir mi trofeo.

 

Así que como dijo Einstein “Si quieres resultados diferentes….haz cosas diferentes”. Durante la comida comencé a reflexionar. Tenía que hacer cambios. Ya no podía tirar las moscas con material “Puglisi” pues son muy pesadas al mojarse, así que saqué las moscas con material sintético. Sólo escogí tres, dos en color rojo con amarillo que era el color con la que le estaban picando a Jorge y una con colores verde, amarillo y rojo que imitaba a un cinchado.

 

Disminuí el tamaño de las moscas.  Le pedí a Jorge su navaja y comencé a recortarlas. De 15 cms. las dejé en 10.

 

Sólo dejé la caña Winston que era la más liviana y le puse un carrete con una línea de punta sinking de 250 grs. que no había usado.

 

Le pedí a Juan Manuel mi guía, acercarse un poco más a las orillas, aproximadamente a 15 mts. No más lejos, el brazo ya no daba más! En estos siete días había hecho aprox. 1750 tiros y más de 5000 loops en el aire.

 

También le dije a Juan queno nos íbamos a alejar de la piedra. Antes de salir, Alfredo Kuri me dijo ¡están en la piedra amigo!, 100 mts.a la derecha o 100 a la izquierda pero no te salgas de la zona.Él ahí los había encontrado un día antes.

 

Jorge decidió irse a una laguna conocida como las “Toninas” que estaba a 10 min. de nuestra posición. Quedamos de vernosen la entrada de su laguna a las 17:00 hrs.

Así comenzó la última tarde de nuestro viaje, ¡tenía solo tres horas!.

 

Comenzamos a la derecha de la piedra, saqué una de las moscas roja con amarillo, pero las pirañas hicieron de las suyas y le comieron la cola. La mosca quedó demasiado corta, así que cambié la mosca por la parecida a los tucus. La suerte no cambiaba, ni un solo pique…..

 

Eran las 3:30 de la tarde cuando nos movimos hacia la izquierda de la piedra.

Para colmo de los males, se aproximaba una tempestad. Se comenzó a nublar y los truenos se escuchaban muy cerca.

 

Decidí cambiar de mosca y poner la última mosca roja con amarillo. Seguí tirando ya un poco desilusionado y resignado.

 

Cerca de las 3:45 hrs. comenzaron las gotas de aguay los rayos se hicieron presentes.  Juan Manuel asustado me dijo “Don Paco, tenemos que irnos, nos va agarrar la tormenta.

 

Sabía que nos teníamos que ir. Ya conocía lo que eran esas tormentas. Así que le dije ¡dos tiros más!

 

Tiré mi mosca a un metro de la orilla…..pero nada.

 

Repetí el ejercicio unos metros más a la derecha, ¡era mi último tiro del viaje!.

Comencé el “estripeo”.

 

No había recorrido mi mosca dos metros cuando siento ¡un gran pique!, ¡comenzó a correr y a quemarme los dedosla línea! Es él, le grité a Juan, ¡es mi cinchado!

¡Era tanto la emoción que sin saber que era, pues no se dejaba ver, yo gritaba que era el cinchado!

 

El pez corrió 20 mts.antes de detenerse. Comencé a meter la línea al carrete y a traerlo hacia la lancha, ¡rezaba para que no se fuera!

 

Antes de llegar a la lancha, otra carrera. Hubo que forzarlo un poco, pues se trataba de ir hacia los palos. Sabía que si llegaba a ellos lo perdería.  Seguí acercándolo y después de una breve tercera corrida se dejó ver. ¡Era mi trofeo! ¡Era mi tucu cinchado!

 

Lo acerqué a la lancha, Juan lo trató de agarrar por la cola, pero el  Pavón con una gran fuerza se le soltó. Afortunadamente no se fue. ¡Siguió enganchado!

 

Lo volví acercar y le pedí a Juan no lo dejara ir.

 

Nuevamente lo agarró por la cola y lo logró subir.

 

Siiiiii, grité,  ¡¡lo tenemos!!. ¡Un cinchado de 14 o 16 lbs.!

 

Rápidamente las fotos del recuerdo y al agua. Lo moví para liberarlo y con una gran fuerza se zafó de mi mano.

 

Recordé a Alfredo Kuri que me dijo ese día antes de salir: Amigo, ¡suerte!, “la pesca es de un solo tiro”. Y así fue,….. ¡mi último tiro!.

 

IMG_2563.JPG

 

Increíble e impensable que así sería la pesca de mi tucunare cinchado.

La lluvia comenzó arreciar. Parecía que la selva me decía “Ya te di lo que querías, ahora vete”.  Guardé mis moscas y con la tempestad encima salimos de la laguna para ir por Jorge.

 

Antes de llegar al lodge, Jorge se paró en unos rápidos y sacó una bonita piraña. ¡El viaje estaba hecho!

 

Esa noche,mientras cenábamos nuevamente rata de monte, esta vez en salsa roja,  la plática versó principalmente sobre el ataque de abejas africanas a Balta,Shadi y  su guía. Un gran enjambre que se fue sobre de ellos en plena laguna. Algunas les picaron y se tuvieron que aventar al agua. Estuvieron sumergidos cerca de 20 min. con los riesgos que conlleva al estar expuestos a los cocodrilos.

 

Creo que nadie quería irse, pero había que preparar maletas para el regreso. La escenografía era la misma pero con diferentes actores. Ahora nosotros nos íbamos y llegaba un grupo multinacional compuesto por Franceses, Italianos, Africanos y Estadounidenses.

 

Por la mañana, al momento de partir rumbo a Puerto Inírida, comenzó a llover. La lluvia nos acompañó por todo el trayecto. Todos íbamos con los ojos cerrados descansando de las desveladas y las jornadas de pesca, pero…..con la satisfacción de lo disfrutado y de lo vivido.

 

Como dice Joan Manuel Serrat: “A veces la vida nos besa en la boca” y que fascinante beso nos regaló este viaje.

 

Tuvimos suerte, pues la lancha comenzó a fallar durante el trayecto. Finalmente nos quedamos parados a quinientos metros del embarcadero. Nos acercamos a la orilla y atracamos en un restaurancito. Ahí acercaron los carros para ir a comer y después al aeropuerto.

 

¡Así terminó nuestra aventura!.

 

Siempre es una satisfacción obtener el pez de nuestrosanhelos; sin embargo a mis 60 años disfruto más, pero mucho más del camino. A lo mejor porque el sexto piso nos vuelve más nostálgicos, porque se le da más valor a los intangibles, porque se le concede al presente un valor más filosófico o porque simplemente el tiempo lo cambia todo.

 

Hoy simplemente me quedo con las gratas horas en las que elaboré mis moscas, con los hermosos paisajes de la selva amazónica, con cada enganche de los peces en las lagunas, con las comidas al lado de mi amigo Jorge, con las pláticas y las risas antes de acostarnos, con haber conocido a grandes personas: a mis compañeros de viaje, a los guías y a esos indígenas de gran corazón.

 

¡Que más podía pedir!,si aparte de todo eso, me llevo el recuerdo de mis dos peces soñados.

 

No me resta más que parafrasear al poeta Amado Nervo: “Amazonas nada me debes, Amazonas estamos en paz”.

 

Francisco Zurita Eraña

Febrero 2019

También te puede interesar:
?>